La minería de plata comenzó hace unos 5 mil años. Se extrajo plata por primera vez cerca del año 3000 a.C. en Anatolia (actual Turquía), y este metal fue un importante recurso para las civilizaciones que florecieron en el Medio Oriente, Creta y Grecia. Cerca del año 1200 a.C. el centro de la producción de plata cambió a Grecia, desde donde se continuó abasteciendo a los pujantes imperios de la región. Para el año 100 d.C., España se había convertido en el principal productor de plata. Las minas españolas abastecieron al imperio romano y al comercio con Asia en la ruta de las especias. Pero el evento más importante en la historia de la plata fue el descubrimiento de América, en 1492, que fortaleció el rol de este metal en el mundo como nunca antes. Entre 1500 y 1800, Bolivia, Perú y México contaban con más del 85 por ciento de la producción y comercio de plata en el mundo.

Fuente: The Silver Institute (www.silverinstitute.org).