El cobre forma parte de la leche materna, que es esencial durante los primeros meses de vida del niño. Para los niños menores de un año, la recomendación mínima de la OMS es de 50ug/día por kg de peso.