Con el objetivo de medir los avances y proyectar la solución de adaptación hídrica a través de la desalinización en Chile, la Asociación Chilena de Desalinización (ACADES) y el Consejo Minero, en colaboración con el Comité Asesor Ministerial Científico para el Cambio Climático (C4) del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Conocimiento e Innovación, presentaron oficialmente el primer catastro nacional de plantas y proyectos de desalinización de agua de mar en el país.

El catastro detalla el total de las plantas en operación (22) con capacidad mayor a 20 lt/s, las en construcción (6), con aprobación ambiental (3) y en evaluación preliminar (12). Indicando -además- la tecnología utilizada, a qué sector atiende y su georreferenciación. El documento registra también la cantidad total de plantas de agua desalinizada en operación y su capacidad actual de 8.200 lt/s, la cual llegaría a los 25.000 lt/s si todos los proyectos llegan a realizarse entre este año y el 2028. Este crecimiento, que triplica la capacidad actual, dependerá de la aprobación y ejecución de los más de 20 proyectos que aún no están operativos.

Chile es el país de América Latina con mayor capacidad de desalinización debido al desarrollo de la minería, cuya capacidad instalada actual provee en un 80% a esta industria, porcentaje que se incrementará al 85% el 2025 cuando entren en operación los proyectos en construcción.

Según el último informe de Cochilco, la proyección de demanda de agua en la industria minera del cobre muestra que el consumo de agua a nivel nacional será, a 2033, de 21.400 lt/s, con una tasa de crecimiento promedio anual de 2%. En cuanto a la proyección de demanda de agua de origen continental esperada al 2033, alcanzará los 6.150 lt/s, lo que representa una disminución de un 45% respecto al consumo real de agua continental del 2021. Asimismo, se espera que la demanda de agua de mar alcance los 15.280 lt/s, lo que significa un aumento cercano al 167% en relación al 2021. Para el 2033 se espera que el agua de mar represente el 71% del abastecimiento de agua para suplir la demanda de la minería del cobre.

“El ecosistema minero avanza firmemente en la incorporación de nuevas fuentes, como el agua de mar, y en la recirculación del agua para los procesos mineros. Reafirmamos nuestro compromiso para disminuir aún más el consumo de agua continental en la minería. Es importante la búsqueda de sinergias entre operaciones mineras y otros actores para el desarrollo del uso de agua de mar. Esperamos que las autoridades y la sociedad civil valoren también esta solución, que es un recurso que tenemos a mano”, señaló José Tomás Morel, Gerente de Estudios del Consejo Minero.

Fuente: ACADES