Este plan consiste en la instalación de equipos de medición en diferentes puntos de la comuna de Tierra Amarilla, los que diariamente monitorean los eventuales efectos de las tronaduras del distrito Candelaria: el rajo y las minas subterráneas Santos, Alcaparrosa y Candelaria Norte, en la población vecina.

Todo surgió como respuesta a la preocupación manifestada por la comunidad de Tierra Amarilla, ante la percepción que tenían de las tronaduras de producción. Para esto el principal objetivo de esta Buena Práctica es medir y controlar los eventuales efectos de las tronaduras y, de esta forma, dar la necesaria tranquilidad a la comunidad.

Para su implementación la minera definió un plan de trabajo en conjunto con la comunidad, el que incluyó un plan de trabajo y un conjunto de medidas para monitorear los sectores estratégicos de Tierra Amarilla. Mediante este trabajo, se miden y registran parámetros como la velocidad de las partículas y las frecuencias de vibración predominantes, lo que permite estimar el posible efecto en las infraestructuras y la percepción humana, de acuerdo a los niveles de vibración generados. Todo con el objetivo de calcular, controlar y generar tronaduras que no afecten a las comunidades vecinas, de manera a privilegiar y potenciar una producción segura.

Además, y como parte del compromiso asumido con la comunidad de Tierra Amarilla y las autoridades, minera Candelaria a través de la gerencia de Comunicaciones y Asuntos Públicos, informa diariamente a los vecinos, a través de la radioemisora local y medios digitales, los horarios de tronadura, tanto del rajo como de las operaciones subterráneas, y como medida adicional la compañía decidió no realizar tronaduras durante los días feriados y domingos.