A pesar de que la consulta indígena no está aún regulada en Chile, Lumina Copper llevó a cabo un proceso formal de consulta a la Comunidad Colla de Río Jorquera y sus Afluentes, en el espíritu del Convenio N° 169 de la OIT, entre enero de 2011 y abril de 2012. Lo hizo respecto al paso de 19 km de línea de transmisión eléctrica por territorio colla, que corresponde a una parte del tendido para suministrar energía a su proyecto Caserones.

El proceso permitió identificar en conjunto con la comunidad la mejor opción de trazado de la línea, incidiendo en el diseño y la ingeniería del proyecto, así como definir participativamente medidas de compensación ambiental y social, formalizadas en un Protocolo de Cooperación.

Inspirándose en el espíritu del Convenio N° 169 de la OIT, que protege los derechos de los pueblos indígenas, y a pesar de que su aplicación no estaba -ni está aún- regulada en Chile, la empresa minera Lumina Copper Chile desarrolló durante 14 meses, entre enero de 2011 y abril de 2012, un proceso formal de consulta indígena sin precedentes en la minería local. Consultó a la Comunidad Indígena Colla del Río Jorquera y sus Afluentes respecto al cruce por su territorio de 19 km del tendido eléctrico Maitencillo-Caserones (línea en doble circuito, de 220 kV), para suministrar energía al proyecto Caserones, faena minera ubicada hacia el sureste de Copiapó. Cumplió así con un compromiso adquirido durante la fase de evaluación ambiental del proyecto.

La línea de transmisión pasaría por el sector sur del territorio comunitario, en el campo de pastoreo de Cerro Estancilla. Sin embargo, al implementar la consulta informada y de buena fe, la empresa estuvo abierta a que la comunidad incidiera sobre aspectos técnicos y de emplazamiento de ese tramo del tendido eléctrico en el territorio colla.

En enero de 2011 se establecieron entre las partes los primeros acuerdos respecto a cómo desarrollar el proceso, respetándose el principio de autonomía que debe primar en la consulta indígena. La comunidad colla organizó así comisiones técnicas respecto a materias ambientales, económicas, sociales, culturales, arqueológicas, viales y territoriales, cuyo funcionamiento se ciñó a sus propias prácticas. En cada comisión participaron las personas que determinó la Asamblea Comunitaria, instancia de la comunidad en la que participan sus socios. Esas comisiones coordinaron con Lumina y Transelec la realización de sesiones de trabajo para que se les explicara el proyecto, se les aclararan inquietudes o se obtuvieran compromisos de modificación para evitar impactos sobre recursos valorados por la comunidad. Así, la comunidad colla recibió amplia información, analizó informes técnicos entregados por los representantes del proyecto, y evaluó en detalle los diversos aspectos y las implicancias que tendría para sus integrantes la construcción y luego el mantenimiento de la línea.

Ajuste de trazado y convenio de colaboración

Tras estudiar el proyecto, la comunidad solicitó el cambio de emplazamiento de 30 torres que podrían afectar vertientes y vegas que el ganado utiliza durante el período de “veranada”. Comenzó entonces un trabajo conjunto, con varias campañas en terreno destinadas a definir un nuevo trazado. Finalmente la propuesta de la empresa, recogiendo planteamientos de la comunidad, fue sometida a votación, y se logró el Consentimiento Previo Libre e Informado (CLPI) de la comunidad contenido en el Protocolo de Cooperación suscrito el 28 de abril de 2012. Adicionalmente, las partes acordaron la supervisión, por parte de la comunidad, de la construcción y el mantenimiento del tendido eléctrico hasta el término de la operación, mediante representantes designados por esta misma.

El cambio de trazado y la supervisión comunitaria se hicieron efectivos, y la línea pudo ser construida con el consentimiento de la comunidad.

Los acuerdos incluyeron un curso obligatorio para los trabajadores de Transelec y empresas contratistas sobre “Cosmovisión y Cultura Colla”, dictado por uno de los amautas de la comunidad; capacitación a la comunidad sobre tendido eléctrico; y la habilitación de un cruce de animales.

El programa de compensaciones incluido en el Protocolo de Cooperación también considera un Plan para el Desarrollo Estratégico de la Comunidad Colla de Río Jorquera y sus Afluentes. Este plan contempla una serie de proyectos agrupados en cuatro grandes ámbitos: innovación tecnológica sustentable en energía renovable, riego, desarrollo agro-silvo-pecuario y turismo; capacitación y formación de capacidades para la prestación de servicios a la minería; desarrollo cultural y fortalecimiento de la Comisión del Pueblo Colla; y monitoreo y promoción ambiental.