Descripción

En Codelco estamos desarrollando iniciativas que integran la visión socioambiental de manera concreta y con metas medibles en nuestra gestión productiva y comercial.

Una de ellas es la introducción de la electromovilidad en la gran minería subterránea del cobre, ámbito en el que hemos liderado una agenda de transición energética pionera que apunta a la disminución de emisiones bajo tierra. El objetivo es eliminar gradualmente el diésel en cada una de nuestras operaciones, actuales y futuras.

De hecho, somos la única minera que participó del programa de aceleración de la  electromovilidad, en colaboración con la Agencia de Sostenibilidad Energética. Nuestra estrategia en este ámbito identificó oportunidades tempranas de adopción tecnológica para validar su aplicabilidad en procesos productivos, fomentar el uso de estas tecnologías en las distintas industrias y asegurar el desarrollo de capacidades que permitan alcanzar y habilitar su máximo potencial.

Apostamos por el desarrollo de experiencias piloto con vehículos de servicio para ir, progresivamente, avanzando hacia los equipos de apoyo y de producción, de modo que en el corto plazo podamos incorporar dichos aprendizajes en los procesos de escalamiento, los cuales junto a los elementos de diseño y capacidades necesarias en las operaciones y proyectos futuros, nos permitirán tener una mina subterránea 100% libre de emisiones.

Resultados

– En 2018, iniciamos el desarrollo de pilotos de electromovilidad con un pionero plan de pruebas de vehículos eléctricos de servicio en el Distrito Norte. Este programa permitió, por primera vez, enfrentar vehículos eléctricos a condiciones reales de una operación minera con el fin de validar variables tecnológicas, de negocios y de sustentabilidad, además de entender la tecnología e identificar los desafíos para extrapolarla, incorporarla y escalarla otros procesos.

– Los positivos resultados obtenidos nos llevaron a incorporar estos vehículos en otras divisiones, además de movilizar un ecosistema en torno a la electromovilidad, no sólo en minería sino también en otras industrias. Fue así como posteriormente avanzamos en dos líneas en paralelo: el transporte de pasajeros y los equipos en zonas de operación.

– Fuimos la primera compañía minera en Chile en probar un bus eléctrico en sus operaciones, tanto en División El Teniente como División Chuquicamata, lo que permitió incorporar buses para el transporte de pasajeros en diferentes condiciones geográficas, desde el árido y amplio desierto hasta los caminos cordilleranos y fríos de la zona central.

– En una línea paralela, debido a la complejidad y especificidad de la minería subterránea, trabajamos en la transformación del primer minibús eléctrico a partir de un equipo diésel. Este último integra condiciones adecuadas para un uso extremo, tanto en sus acomodaciones interiores como en sus características mecánicas para las operaciones subterráneas; es de menor tamaño que los buses interurbanos, posee una estructura más robusta y no se encuentra disponibles comercialmente en versión eléctrica. Por esta razón, la conversión de equipos apareció como una alternativa local a la fabricación de minibuses eléctricos, con lo que promovimos el desarrollo de capacidades de proveedores y generamos un proceso virtuoso de economía circular, al extender la vida útil de esos activos.

– Por otra parte, están los equipos de apoyo a la producción, de los cuales hoy existe una gran disponibilidad en versión eléctrica a batería. Los nuevos desarrollos y variantes han permitido aumentar su autonomía, pudiendo ser cargados en las áreas de operación mismas, lo que proporciona flexibilidad en la operación. En esta gama, estamos incorporando equipos elevadores tijera, montacargas, camiones con grúa y alza hombres.

– Con el objetivo de acercarnos aún más a las labores productivas, durante 2019 y 2020 estamos ejecutando pruebas piloto de un LHD híbrido. Este equipo cuenta con el sistema de transmisión 100% eléctrico y utiliza un motor diésel como generador de energía eléctrica, por lo que proporciona mayores niveles de eficiencia en el uso del combustible y aporta a la descarbonización de actividades productivas al interior de la mina subterránea. Estos equipos representan la transición hasta que alcancemos una flota de producción full eléctrica, considerando el tamaño y volúmenes que deben mover estos equipos junto con sus requerimientos energéticos asociados.

Se esperan reducciones de hasta un 60% en costos de operación y de un 100% en las emisiones locales versus su versión diésel. El modelo eléctrico comienza su prueba industrial esta semana en la mina subterránea de División El Teniente a más 2 mil metros de altura.

– También este centro de operaciones, debuta en octubre de 2020 la primera camioneta minera eléctrica de la industria nacional. Se trata de un equipo minero de la marca alemana Scharf que operará al interior de El Teniente en un proyecto conjunto con la empresa Engie, quien estará a cargo del monitoreo de datos y la gestión de la carga.

La nueva camioneta, un equipo de uso minero adaptado con un tren de potencia 100% eléctrico que permite desplazar la totalidad del diésel, comienza esta semana su etapa de prueba industrial en la cual se proyecta  validar su funcionamiento en términos de potencia, resistencia y consumo de energía en condiciones de mina subterránea y camino industrial de alta montaña. Se esperan reducciones de hasta un 60% en costos de operación y de un 100% en las emisiones locales versus su versión diésel.

Título
Pioneros en electromovilidad

Empresa
Codelco

Categoría
Innovación; Sustentabilidad

Ubicación
Chile

Periodo de vigencia y / o ejecución
n/a