Enfocado en jóvenes de 20 a 35 años pertenecientes a los pueblos originarios del Alto El Loa, este programa de aprendices ofrece un proceso de formación de un año, del cual los participantes egresan como operadores de equipo minero. Para la empresa, mejora la disponibilidad de capital humano calificado para sus propias faenas; para los participantes, abre oportunidades de acceder a un empleo de calidad que mejore el estándar de vida de sus familias y comunidades de origen y evite la migración.

Con una localización privilegiada por su cercanía con la ciudad de Calama y las comunidades del Alto El Loa, la división Ministro Hales de Codelco adoptó como uno de sus focos estratégicos potenciar los vínculos con los habitantes del territorio a través de intervenciones y alianzas que produzcan cambios sustantivos y mejoren la vida de las personas.

En este marco desarrolla el programa de aprendices Raíces para una nueva minería, que brinda capacitación laboral a jóvenes de pueblos originarios de la zona de influencia, permitiéndoles egresar como operadores altamente calificados en equipos mineros, para luego integrarse a las faenas.

Junto con abrir oportunidades laborales a jóvenes de las Comunidades Alto El Loa, evitando de paso la migración temprana y el despoblamiento de las comunidades tradicionales, el programa contribuye a formar capital humano especializado en operaciones mineras y ayuda a cubrir los requerimientos de dotación para hacer viables los desafíos productivos de la división Ministro Hales.

Además, el programa fortalece los vínculos de confianza y conocimiento con las localidades cercanas a la operación, haciendo que las comunidades se sientan y sean parte de los beneficios de la minería en sus territorios.

Esta iniciativa cumple con los estándares comunitarios establecidos por Codelco en materia de relacionamiento, desarrollo comunitario y pueblos originarios.

Operadores de Equipo Minero de pueblos originarios

Raíces para una nueva minería ha implicado un trabajo conjunto entre las distintas áreas involucradas en los procesos de conformación e instrucción que se llevan a cabo en los programas de aprendices, incorporando además a las áreas comunitarias de Codelco encargadas de la relación con las Comunidades de Alto El Loa, así como también a instituciones como CONADI y las distintas directivas que representan a los pueblos originarios de la zona.

Los jóvenes integrantes del programa pertenecen a las comunidades indígenas de Ollagüe, Chiu Chiu, San Pedro, Estación, Taira, Coska, Toconce, Ascotan y Caspana.

Requisitos para ingresar son: tener entre 20 y 35 años de edad, cuarto medio rendido, poseer certificado CONADI y licencia clase B. No se discrimina a los postulantes según género. De hecho, el 40% de los aprendices son mujeres, muchas de ellas jefas de hogar, lo que refuerza otro de los ejes estratégicos de la división, como es la inclusión decidida de la mujer.

El programa está enfocado en entrenar operadores mina, principalmente en los grandes camiones de extracción (Caex 797-F). El proceso dura un año, con seis meses de etapa teórica y seis de práctica. En aproximadamente 800 horas de formación, se aborda:

  • Entrenamiento en manejo de herramientas técnicas.
  • Contenidos teóricos sobre seguridad y sustentabilidad.
  • Aspectos culturales y relacionales del trabajo minero, como fortalecimiento del trabajo en equipo, identidad y carta de valores de Codelco.

Ministro Hales cuenta con un avanzado simulador, donde los aprendices pueden practicar y revisar errores, mientras que en la etapa práctica ensayan en el circuito experimental, un lugar dispuesto para que puedan entrenar en el Caex. De esta manera se resguarda la seguridad en la fase de aprendizaje. Para finalizar el proceso, el aprendiz es acompañado por un instructor, quien funciona como profesor en terreno, acompañándolo en el paso de aprendiz a operador.

Cada aprendiz es evaluado mensualmente y al término del programa se realiza una evaluación final, que determina si aprueba. De lograrlo, accede a un contrato indefinido como operador mina en la división Ministro Hales.

Hasta mediados de 2014 el programa había incorporado a más de 100 jóvenes operadores, permitiendo complementar la dotación actual de la división. Desde la perspectiva de la empresa, el programa conlleva ahorros importantes en procesos de reclutamiento y selección de operadores, y ha permitido asegurar la calidad del entrenamiento recibido, con prácticas y conocimientos específicos para el tipo de operación que se lleva a cabo en División Ministro Hales, y sus altos estándares de seguridad, bajo impacto ambiental y excelencia operacional.

Por otra parte, además del encarecimiento que implica traer recursos humanos de otras regiones del país, el contar con personal calificado residente en la zona facilita los desplazamientos y resuelve, en parte, el impacto que hoy en día generan los largos viajes en la calidad de vida de los trabajadores.