Operando desde 2013 y oficialmente inaugurada en mayo de 2014, esta es la primera planta de compostaje a escala industrial en la minería chilena. Constituye un modelo sustentable para el manejo de los residuos orgánicos asociados a la operación de la empresa, incluyendo también la variable Gestión y Aporte Comunitario, ya que el producto final es destinado a agricultores para el mejoramiento y la recuperación de suelos agrícolas del Oasis de Calama.

Con la construcción de una Planta de Compost Avanzado en sus dependencias, la Compañía Minera Lomas Bayas decidió abordar tres objetivos:

  • Desarrollar un proceso sustentable para el manejo de sus propios residuos orgánicos.
  • Reducir el impacto ambiental asociado a la saturación del relleno sanitario de Mejillones (donde se disponían estos residuos).
  • Y contribuir a la recuperación de suelos agrícolas en el Oasis de Calama mediante el aporte del compost producido por la planta.

La planta está destinada a producir compost a partir de los residuos orgánicos generados por el casino de la empresa y de los residuos de madera correspondientes a embalajes y pallets, en su gran mayoría provenientes de la etapa de construcción del proyecto Lomas II.

Fue diseñada para una capacidad de recepción de más de 270 m3/mes de residuos, proyectando llegar a producir 165 m3/mes de compost.

La iniciativa es parte de un plan estratégico de optimización de procesos de la compañía, aportando este a la reducción de costos operacionales asociado al manejo de los residuos. Por otra parte, en términos de regulación ambiental, el proyecto está alineado con las políticas de largo plazo del país en relación al manejo eficiente y sustentable de los residuos, priorizando el reciclaje-reutilización antes que la disposición final.

La panta se emplaza en una superficie de 900 m², y en su diseño se consideró un subsuelo impermeable, un acumulador de líquidos percolados de 1m3 para la recirculación en riego de modo de optimizar el uso del recurso hídrico, y un terreno con pendiente (2-3%) que permite el drenaje gravitacional de líquidos percolados. El sistema contempla la acción de bacterias, enzimas, hongos y levaduras estandarizadas en los productos comerciales Bacthonsc y Digestor sc, los cuales enriquecerán el sustrato final (compost) y acelerarán el proceso de descomposición de la materia orgánica en 2,5 meses. Finalmente se realizan tests de maduración, en conformidad con la norma Nch 2880, los cuales determinan el retiro del material de las canchas y posteriormente acopiado para dar un proceso final de envasado y entrega del producto final.

Participación y beneficios

A nivel interno, la iniciativa involucra la participación de empresas contratistas como ARAMARK (gestión de manejo residuos orgánicos del casino) y OSCORP (operación planta de compostaje), así como personal propio y ESEs (gestión de segregación de residuos orgánicos).

Los beneficios ambientales, económicos y sociales alcanzan a una diversidad de actores:

  • Municipio de Mejillones: incremento en la vida útil del relleno sanitario por reducción de los residuos que llegan a él.
  • Comunidad de Calama: mejoramiento de tierras agrícolas y recuperación de suelos degradados, ya que el compost producido es entregado para estos fines a la Asociación de Agricultores de Calama, con la cual la compañía desarrolla proyectos comunitarios y agrícolas.
  • Comunidades de Mejillones y de Baquedano: reducción de la exposición al tránsito de camiones con residuos.
  • Comunidad escolar de Calama: beneficiarios del Programa de Educación Ambiental “LOMAS SUSTENTABLE”, que se desarrolla en las áreas de conservación y reforestación “Parque Explora Lomas Bayas”, programa que a partir del año 2014 incorpora como sustrato de producción el compost producido por la planta de compostaje.

En 2014 la iniciativa fue postulada al premio nacional de Innovación en Reciclaje de la Fundación Recyclapolis, obteniendo el primer lugar en la categoría conservación de tierra.