Con el objetivo de explorar nuevos usos del cobre y aprovechar sus características antimicrobianas, Codelco ha desarrollado diversas iniciativas para estimular el uso de este metal en lugares y objetos de uso común, para beneficio de la salud de las personas.

En 2008, la Environmental Protection Agency (EPA) de Estados Unidos reconoció al cobre como el único metal con propiedades antimicrobianas, al aprobar el registro de más de 270 aleaciones del metal capaces de impedir la vida de bacterias y otros microorganismos, como hongos y virus. Se estima que el consumo de cobre a raíz de estas propiedades antibacterianas, que incluye su uso para salud pública y privada, transporte, manejo de alimentos, educación, jaulas para acuicultura y espacios públicos, podría añadir unas 500 mil toneladas a la demanda mundial de cobre refinado.

Dado lo anterior, buscando estimular nuevos usos del cobre y a la vez aprovechar sus propiedades en beneficio de la salud de los chilenos, Codelco inició en 2011 el diseño y producción de partes y piezas con cobre antimicrobiano, en formatos metálicos, polímeros y textiles, para las salas de tratamientos intensivos de hospitales públicos, donde los pacientes se encuentran más vulnerables a posibles infecciones.

El primer paso fue intervenir, en marzo de 2012, la Unidad de Pacientes Críticos del Hospital de Niños Roberto del Río, proyecto financiado por el Ministerio de Salud y Codelco. La sala cuenta con objetos y superficies de cobre bactericida. En especial, aquéllos que están en contacto frecuente con las personas, como las barandas de la camas, la palanca que las acciona, el por tasueros, las llaves de agua, los lavamanos, el soporte de notas de las enfermeras y médicos, y las superficies de los mesones de trabajo de las enfermeras.

Asimismo, Codelco instaló 350 metros de pasamanos de cobre antimicrobiano en la estación Santiago Bueras del Metro de Santiago. Ésta es la primera estación de metro del mundo en utilizar cobre bactericida, certificado con la marca internacional Cu+, que acuñó la International Copper Assotiation (ICA) para refrendar que se trata de una aleación de cobre con propiedades antimicrobianas.

Otras iniciativas

EcoSea, filial de Codelco, ganó el premio Avonni 2011 en la categoría innovación industrial. El consorcio tecnológico obtuvo el galardón gracias al desarrollo de resistentes y sustentables jaulas elaboradas con cobre para el cultivo de peces.

Entre sus principales propiedades, estas jaulas evitan la adherencia de algas y moluscos (efecto antifouling), por lo que no necesitan mantención; son 100% reciclables, resistentes a los depredadores y dan mayor oxigenación a los peces, entre otras características. Además, son sumergibles para zonas expuestas en mar abierto, lo que abre enormes oportunidades para la acuicultura mundial.

Por otra parte, Codelco y la empresa textil Copper Andino formaron una alianza comercial para desarrollar polímeros antimicrobianos en textiles. A principios de 2011 ya tenían un producto para lanzar al mercado: innovadores calcetines con fibra de cobre, con la marca Monarch, que previenen y eliminan bacterias, hongos y ácaros. También contribuyen a la recuperación de la piel dañada por estos microorganismos y a la cicatrización de heridas, lo que es de gran importancia para personas diabéticas.

Buena acogida

Estos proyectos han tenido una positiva acogida y, en algunos casos, se planifica ampliar su alcance. Por ejemplo, se llegó a un acuerdo con el Ministerio de Salud para aplicar cobre en otros hospitales de manera paulatina.

Lo mismo ocurre con el Metro, que aplicará este metal en barandas y pasamanos de las estaciones de las futuras líneas de ese medio de transporte.