Minera Lumina Copper Chile, cuyo proyecto Caserones está próximo a entrar en fase de producción a 4.300 msnm, diseñó sus procesos bajo la lógica del mínimo consumo posible de agua. Con la articulación de 16 iniciativas, busca realizar una contribución a la sustentabilidad hídrica de la Región de Atacama.

El agua es un recurso escaso en la Región de Atacama, altamente demandado para el consumo humano y por actividades económicas como la agroindustria y la minería. En este contexto, Minera Lumina Copper Chile (MLCC) diseñó los procesos de su proyecto Caserones bajo la lógica del mínimo consumo posible del recurso hídrico y de la contribución a la sustentabilidad de la región.

De acuerdo a los criterios de ingeniería con que se construye el proyecto, Caserones utilizará en sus procesos un máximo de 518 litros por segundo de agua fresca, lo que corresponde a menos de la mitad del total de litros por segundo con que cuenta la compañía en derechos de aprovechamiento de agua de uso consuntivo, permanente y continuo, en base a una batería de pozos subterráneos en el sector alto del Valle del Copiapó, aguas arriba del sector de Cerrillos.

Para el suministro sustentable de agua para su operación, MLCC comprometió cuatro líneas de acción a favor del Valle de Copiapó, lo que quedó consignado en la Resolución de Calificación Ambiental que aprobó en enero de 2010 la construcción del proyecto. Entre éstas se encuentra la implementación del Programa de Mejoramiento de la Gestión Hídrica del Río Copiapó, que proyecta una recuperación de 80 litros por segundo (l/s) de agua para el acuífero del Valle de Copiapó.

El programa será implementado entre 2010 y 2040, aunque gran parte las iniciativas que incluye están siendo desarrolladas durante la construcción del proyecto, que se espera concluya en 2013. Para los tres primeros años el financiamiento es de 5,5 millones de dólares.

Suministro sustentable de agua

El programa articula 16 acciones orientadas a contribuir al suministro sustentable de agua para la cuenca del río Copiapó. Éstas se agrupan en tres grandes ámbitos:

  • Estudios y obras para disminuir pérdidas de agua.
  • Acciones para mejorar la eficiencia del sistema hídrico del valle.
  • Aporte en beneficio de pequeños agricultores, con la entrega de 81 l/s del pozo El Checo, por seis meses al año.

En el primer punto, sólo con la limpieza de la ribera del río Copiapó entre 2010 y 2011, se logró el registro no oficial de recuperación de agua de 50 l/s a favor del acuífero.

El programa se complementa con otras iniciativas en materia de gestión, de eficiencia y de procesos relacionados, que la empresa aplicará una vez que Caserones comience a operar.

Gran parte de las acciones señaladas cuentan con la participación de organismos públicos o privados, como la Asociación de Productores y Exportadores de Copiapó, la Junta de Vigilancia del Río Copiapó y sus Afluentes, la Ilustre Municipalidad de Tierra Amarilla, y se espera que también de la Ilustre Municipalidad de Copiapó. Asimismo, la iniciativa está incluida en acciones público-privadas, como el programa de estimulación de precipitaciones con el gobierno regional.