En una carta al director publicada en El Mostrador, el Presidente Ejecutivo del CM, Joaquín Villarino, abordó la contribución de la minería en el desarrollo sustentable, dando respuesta a la columna de opinión escrita por Telye Yurisch, en la que critica el desempeño medioambiental de la minería chilena.

Para Joaquín Villarino, la columna “reduce la sustentabilidad sólo a su pilar medioambiental, no refiriéndose al aspecto económico y casi nada al social, por lo que su análisis comienza dejando prácticamente fuera dos de los tres pilares de la sustentabilidad, los que incluso se refieren a áreas donde la minería chilena hace aportes significativos al país”, comienza.

“En segundo término, dentro del ámbito propiamente medioambiental, Yurisch critica la actividad minera en diversos aspectos, sin hacer una distinción clara entre el pasado, cuando existían otros estándares, y el presente,  sin reconocer avance sectorial alguno. Por ejemplo, responsabiliza a la minería por acentuar la presión sobre el recurso hídrico (aunque en realidad sólo consuma un 4% de éste entre las regiones de Tarapacá y O´Higgins). Y en vez de reconocer un aporte en el reemplazo de agua continental por agua de mar, también lo critica, como si este último no estuviese sometido a exigencias de cuidado ambiental”, continúa el Presidente Ejecutivo del CM.

Durante la misiva, Joaquín Villarino también aborda los conceptos de sustentabilidad y renovabilidad. “No se conocen minerales extintos; éstos suelen ser reciclables. Prácticamente un cuarto de la demanda mundial de cobre se satisface por esta vía; y,  conforme hay más exploración y se desarrollan nuevas tecnologías, las reservas totales estimadas de minerales aumentan continuamente.  Los minerales suelen dejar de extraerse por razones económicas y no por su agotamiento”, argumenta.

Sin desconocer que la actividad minera ha tenido impactos ambientales y sociales significativos en los territorios y comunidades en que se ha desarrollado, el Presidente Ejecutivo del CM destaca que “hoy los estándares de desempeño de la gran minería son considerablemente más altos, gracias a mejor legislación, códigos de responsabilidad y nuevas tecnologías, siempre más respetuosas y amigables con el medio y las comunidades”.

Lee la columna completa aquí.