La plata tiene innumerables usos, en el arte, la ciencia y la industria, entre otros. Tiene propiedades únicas, como su resistencia, maleabilidad y ductilidad; su conductividad eléctrica y térmica; su sensibilidad y alta reflectancia a la luz, así como su capacidad de soportar temperaturas extremas. Hoy en día, la plata está en todas partes. Pocos materiales son tan apropiados para la joyería como este metal. Brillante y resistente a la vez, permite esculpir, requiere mínimos cuidados y dura toda la vida. Pero hay otros usos en los que es esencial, incluso dentro de nuestras casas.  La plata se encuentra en muchos aparatos electrónicos que utilizamos, incluyendo teléfonos celulares, plasmas y computadores. La energía eléctrica requiere contactos de plata en los interruptores, y este metal también se utiliza en sistemas de purificación de agua y automóviles, además de tener un rol fundamental en el aislamiento térmico y eléctrico, entre otros usos.

Asimismo, en los últimos años, las pilas de óxido de plata han comenzado a reemplazar a las de litio. Las más comunes son las baterías pequeñas en forma de botón, que se usan en cámaras fotográficas, juguetes, relojes o calculadoras.

Fuente: The Silver Institute