La producción de cobre deja como subproducto el molibdeno. Se trata de un elemento metálico utilizado como materia prima para aceros especiales y algunas otras aleaciones, a las cuales aporta sus propiedades: resistencia a la temperatura y la corrosión, durabilidad y fortaleza. El molibdeno no existe en estado puro en la naturaleza. Siempre aparece asociado a otros elementos, como por ejemplo, los minerales sulfurados de los cuales también se obtiene cobre. En la tabla periódica de los elementos, el molibdeno aparece identificado con el número 42 y el símbolo Mo. Se funde a una temperatura de 2.610 grados centígrados. Su nombre proviene del griego ‘molybdos’, que quiere decir ‘parecido al plomo’, y hace referencia a su aspecto gris oscuro. Aunque se supone que en tiempos antiguos eran conocidas algunas de sus propiedades, este elemento fue identificado recién a fines del siglo XVIII. Las mayores reservas de molibdeno están en Estados Unidos, con Chile en segundo lugar.

Fuente: Codelco