Así es, su actual tonalidad se debe a la oxidación de la patina de cobre que recubre la Estatua.  Pero ¿cuál era el color original de este emblemático monumento? En sus inicios fue un marrón rojizo, dada su fabricación en base a este mineral. De hecho, durante 1906, el Congreso de EE.UU propuso destinar recursos para pintarla nuevamente de este color. Sin embargo, la oposición popular fue de tal magnitud, que finalmente no se concretó. Increíble ¿no?

Fuente: http://www.anuevayork.com