Los edificios modernos están comenzando a utilizar cobre en sus filtros y ductos del aire acondicionado en vez de otros materiales inertes, de tal forma de controlar efectivamente el crecimiento de bacterias, parásitos y hongos que se multiplican en espacios oscuros y húmedos de sistemas de aire acondicionado.